Nueva definición para un planeta

Nueva definición para un planeta

El astrofísico Kevin Schlaufman propuso una nueva definición para el planeta.

Plutón sigue siendo la causa de una discusión entre científicos sobre lo que puede llamarse un planeta. Además, este momento es importante cuando comenzamos a considerar objetos fuera de nuestro sistema. La disputa concierne no solo a la semántica, sino también al proceso de formación de gigantes. La solución trató de encontrar un astrofísico de la Universidad Johns Hopkins, Kevin Schlaufman.

Estableció el límite superior de la masa del planeta: 4-10 veces la masividad de Júpiter. Schlaufman cree que el límite se puede establecer mejorando la tecnología y los métodos de observación astronómica. Los nuevos logros han hecho posible encontrar muchos más sistemas planetarios fuera del sistema solar, lo que significa que se pueden observar modelos estables.

El nuevo estudio analiza 146 sistemas solares. Formular una definición precisa de un planeta es difícil cuando se trata de gigantes. A veces, el objeto se refiere inmediatamente a un planeta gigante y una enana marrón. Los últimos son más masivos que los planetas ordinarios, pero son menos masivos que las estrellas más pequeñas.

Durante décadas, las enanas marrones siguieron siendo objetos problemáticos: ¿cómo distinguirlas de los planetas masivos? El científico dice que una masa no es suficiente para la categorización, así que tuve que recurrir a otra característica. Schlaufman decidió utilizar la composición química de nuestro sol. Él dice que el objeto puede ser reconocido no solo por su tamaño, sino también por su entorno. Los gigantes, como Júpiter, generalmente se ubican en la órbita de las estrellas que tienen más hierro. Además, los gigantes se forman de abajo hacia arriba: primero crean un núcleo rocoso, que luego se envuelve en una nube de gas masiva. Necesitan mirar alrededor de las estrellas, formando objetos rocosos.

Las enanas marrones y las estrellas son diferentes porque se forman de arriba a abajo, ya que las nubes de gas colapsan bajo su propio peso. Schlaufman quería encontrar una masa en la que los objetos dejaran de preocuparse por la composición estelar. Encontró que los cuerpos que son 10 veces más grandes que la masa de Júpiter no están ubicados cerca de las estrellas que crean las piedras. Por lo tanto, no repiten el camino de los planetas.

Los nuevos datos pueden afectar los patrones familiares de formación de planetas. Lo principal es que ahora los objetos con diez masas de Júpiter deben considerarse enanas marrones, y no planetas.

Comentarios (0)
Articulos populares
Buscar