20 años de vigilancia para R Acuario

20 años de vigilancia para R Acuario

La Nebulosa R de Acuario capturada por el telescopio óptico NO en el Observatorio ORM (Palm). Los colores representan diferentes etapas de la ionización del oxígeno.

Un equipo internacional de investigadores, junto con científicos del Instituto Canario de Astrofísica, proporcionaron un estudio detallado de la evolución de la nebulosa alrededor de la estrella simbiótica R Acuario.

La nebulosa vive a una distancia de 600 años luz de nosotros. La estrella simbiótica está representada por una gigante roja y una enana blanca que han estado en contacto durante siglos, formando una increíble nebulosa del material expulsado por el sistema.

El sistema R Aquarius R vive en el territorio de la misma constelación de nombre y es un ejemplo importante del efecto de la interacción gravitacional entre las estrellas vecinas. En etapas posteriores de la evolución, cuando las estrellas de tipo solar se expanden a gigantes, reduciendo la gravedad de la superficie y permitiendo que el material se escape, la atracción gravitatoria de una estrella vecina puede convertirse en la causa dominante de su evolución.

R Acuario muestra que la materia expulsada por una sola estrella puede tomar la forma de una nebulosa simétrica compleja. Además, forma un potente chorro. Estos son fenómenos espaciales comunes que se encuentran alrededor de estrellas binarias y agujeros negros. R Aquarius es el chorro estelar más cercano conocido, lo que le permite estudiar estos complejos procesos físicos con un detalle sin precedentes. Gracias a la proximidad, fue posible seguir la evolución de la nebulosa y su chorro en tiempo real, tomando fotos durante muchos años. Los nuevos datos se basan en observaciones que duran 20 años.

Las corrientes en chorro son un comportamiento extremadamente complejo. La encuesta mostró que están formados por varios nodos de material que se mueven en direcciones aleatorias, fusionándose y cayendo a pedazos. Todo indica que a las escalas observadas, otros factores externos dominan la evolución aparente del chorro y su curvatura, incluidos los cambios en el nivel de iluminación de las estrellas centrales.

En las próximas décadas, los científicos continuarán siguiendo la evolución de R Aquarius, utilizando telescopios e instrumentos de la próxima generación.

Comentarios (0)
Articulos populares
Buscar